Project Description

El derecho humano a la propiedad

Por Carlos Ayala Corao

La propiedad como concepto jurídico tiene un origen no fácilmente trazable en la historia de la humanidad1
. Sin bien la propiedad ha llegado a ser reconocida casi universalmente, nunca han faltado sus detractores
y críticos desde la antigüedad y hasta nuestros días. Su reconocimiento como derecho en la antigüedad y en la edad media estuvo lleno de condiciones, excepciones y medidas arbitrarias por parte de señores feudales, reyes y otras autoridades. Es solo con el advenimiento del Estado de Derecho con el constitucionalismo moderno, que la propiedad va a adquirir en el Derecho interno el estatus de derecho, con contenido, atributos y sus garantías de protección.

En los Estados Unidos de América, a pesar de que en general los derechos no aparecieron consagrados expresamente en el texto de la Constitución de 1787, podría considerarse un derecho implícito, como fue confirmado en la carta de derechos o Bill of Rights de las primeras diez enmiendas incorporadas en 1791 a dicha Constitución. En efecto, su reconocimiento puede deducirse con base en la Enmienda IX, conforme a la cual “la enumeración de esta Constitución de ciertos derechos, no debe interpretarse como negación o exclusión de otros derechos retenidos por el pueblo” 2.

Posteriormente, en 1868 se incorporó el reconocimiento expreso de la protección de la propiedad bajo la garantía del debido proceso legal en la Enmienda XIV, en cuya parte final de su sección 1, dispone: “… ningún Estado podrá privar a las personas de su vida, libertad o propiedad, sin un
debido proceso legal…”

descargar documento